Los Hermanos Musulmanes no se presentan a las presidenciales por temor a que se repita el escenario argelino

La cautela tradicional a la hora de moverse en las movedizas arenas de la política egipcia constituye una parte fundamental de la estrategia política de los Hermanos Musulmanes. Una estrategia que no han abandonado a pesar de los nuevos aires de democracia que comenzaron a soplar en Egipto tras la caída de Hosni Mubarak el pasado 11 de febrero.

Evitar la provocación ha sido siempre una máxima de la agrupación, que siempre ha intentado no atemorizar tanto a los propios egipcios, como a la oposición, al Gobierno o a la comunidad internacional. Uno de los cuatro viceguías generales de los HHMM Jeirat al-Shater ha dejado claro, una vez más, hasta qué punto la congregación es consciente de los miedos y recelos que levanta y reconoció que la principal razón por la que no se presentarán a los comicios presidenciales es para evitar levantar temores que podrían desembocar en un eventual golpe de estado a la argelina.

“No queremos hacernos con la presidencia. Es necesario planear esa etapa, porque el régimen corrupto y sus hombres nos presentaron como al hombre del saco durante 30 años. Necesitamos una etapa para corregir progresivamente nuestra imagen ante el pueblo y ante la comunidad internacional. Para presentarnos a las presidenciales tiene que haber un cierto grado de tranquilidad para que no se repita el modelo argelino”, dijo Al-Shater ayer (8/5/2010), durante un mitin en el barrio cairota de Shubra, según recoge hoy la página web de este líder de los HHMM.

Al-Shater no podía ser más claro. En una frase resume la política del régimen de Mubarak durante tres décadas en las que intentó presentarse como la única alternativa posible a los Hermanos Musulmanes a quienes, en los últimos momentos de su mandato, dibujó como una organización terrorista y medieval que pretendía acabar con la democracia en Egipto y en la región y que amenazaba la seguridad nacional, no solo de Oriente Medio, sino también de Europa y Estados Unidos.

Frente a esta imagen, los Hermanos son conscientes de que necesitan acabar con esta imagen de “hombres del saco”, (en el original “espantapájaros”), que el régimen de Mubarak empleó para llevar a cabo una política del todo vale, porque cualquier cosa era mejor que la llegada al poder de los HHMM.

Donde más claro se refleja esta estrategia de avance gradual es, más allá del hecho de no presentarse a las presidenciales, en la decisión de no aspirar en las próximas elecciones generales de septiembre a más del 50 por ciento de los escaños del Parlamento. Un porcentaje que fue creciendo hasta fijarse en dicha cantidad, que garantiza a los detractores y opositores de la agrupación, que los HHMM no lograrán en las urnas una mayoría absoluta.

Esta participación fue aumentando progresivamente desde un 30-35% inicial, tras la caída de Mubarak, hasta el definitivo 45-50% anunciado por el máximo órgano legislativo del grupo -el Maylis al-Shura– el pasado 30 de abril. Un aumento que ha corrido paralelo a la cada vez mayor confianza y seguridad ganadas por la congregación que ha sido totalmente tolerada por  la junta militar que gobierna el país, a pesar de que también lanzó hace un mes una advertencia, asegurando que no permitirá que Egipto se convierta en Gaza o Irán.

Galería | Esta entrada fue publicada en Egipto, Partido político y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s