Los Hermanos Musulmanes egipcios se distancian del resto de fuerzas políticas

Los Hermanos Musulmanes egipcios han dejado hoy (25/5/2011) claro su distanciamiento respecto a la mayoría de fuerzas políticas laicas con su rechazo a participar en la manifestación del próximo viernes, una postura que ha ido cristalizando en las últimas semanas.

Detrás de estas diferencias entre los HHMM y el resto de fuerzas hay tres cuestiones esenciales: la jefatura del Estado, la elaboración de la nueva constitución y la celebración de las elecciones parlamentarias.

Frente a la postura de los Hermanos Musulmanes, que apoyan incondicionalmente la junta militar para que siga llevando las riendas del país hasta la celebración de los comicios de septiembre, tras los cuales el Parlamento deberá elegir una comisión para redactar la nueva carta magna, las fuerzas laicas proponen la formación de una comisión presidencial civil, la elaboración de una nueva constitución antes de los comicios y el aplazamiento de las elecciones.

Esta división responde a razones lógicas y paradójicamente parte en algunos casos de proposiciones similares. Así, ambos grupos consideran que los militares deben dejar el poder cuanto antes para evitar una eventual perpetuación de la junta militar en el poder. Partiendo de este punto, los HHMM sostienen que es necesaria la inmediata celebración de las elecciones parlamentarias y presidenciales, para permitir que los militares se retiren como han prometido.

La congregación islámica es consciente de que el tiempo juega a su favor y que el resto de formaciones aún están en estado embrionario, lo que deja al grupo islámico en una muy buena posición ante las urnas. Un buen resultado electoral le ofrecería una gran influencia en la comisión constituyente que deberá elegir el próximo Parlamento.

Los grupos laicos, por su parte, necesitan tiempo para reforzar su posición y asegurarse algún éxito electoral. Además, ante un muy posible fracaso en las urnas, tampoco quieren arriesgarse a dejar la nueva constitución en manos de un Parlamento teñido del azul marino de los HHMM. Para ello necesitan atrasar lo más posible la fecha electoral, por lo que proponen colocar a un triunvirato de figuras civiles a la cabeza del régimen para sustituir inmediatamente a la junta militar y evitar su perpetuación.

Estas diferencias ya empezaron a adivinarse durante la Conferencia para el Acuerdo Nacional y el Diálogo Nacional pero con el comunicado de hoy (25/5/2011) en el que llaman a no participar en la manifestación del viernes el desencuentro se ha evidenciado.

En una nota titulada “Comunicado de los HHMM sobre la no participación en las accioones del viernes 27 de mayo de 2011” el grupo muestra su “preocupación” por la convocatoria realizada bajo los lemas “la segunda revolución” o “la revolución de la ira”.

En este sentido, se preguntan hacia quién se dirige ahora esa ira y contra quién se va a levantar el pueblo, cuando, según dicen, ya dirigió su ira con todos sus componentes contra el régimen dictatorial y corrupto y consiguió que Mubarak y sus hijos hayan sido presentados ante los tribunales.

Asimismo, insisten en su apoyo al Ejército asegurando: “las Fuerzas Armadas conducidas por el Consejo Supremo jugaron un papel destacado en responder a las exigencis legítimas del pueblo y en la protección de la revolución”, y alaban el anuncio del compromiso de la junta militar con entregar el poder al pueblo a través de unas elecciones.

Además, insisten en que el pueblo dejó claro su postura sobre la preparación de la nueva constitución en el referéndum del 18 de marzo, cuando se aprobó por una amplia mayoría (78%) la reforma de ocho artículos. Una cita electoral en la que los que instaron al no pedían ya la reforma total de la carta magna.

De este modo, concluyen que la convocatoria del viernes es o bien “una revolución contra el pueblo o la gran mayoría de él” o bien “una batalla entre el pueblo y sus Fuerzas Armadas y sus dirigentes representados en el Consejo Supremo”.

“Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas vivas y al pueblo egipcio a trabajar enérgicamente para evitar cualquier enfrentamiento o fitna (sedición) entre sus filas o entre ellos y las Fuerzas Armadas y a no participara en ese evento”, reza el comunicado en el que, en su línea los HHMM, muestran su apoyo incondicional al Ejército asegurando: “que Dios guarde al Ejército egipcio, escudo de su seguridad, baluarte contra sus enemigos y compromiso de proteger la voluntad de su pueblo”.

Desde hace varios días, al menos dos grupos de jóvenes de los HHMM habían llamado a boicotear la concentración del viernes, a pesar de que sus objetivos confesos, según los Jóvenes de la Revolución del 25 de enero, en la que también participan miembros de la congregación, son principalmente acelerar el proceso judicial contra los símbolos del antiguo régimen, sustituir a los gobernadores y rectores del antiguo régimen y purgar las instituciones públicas.

Uno de estos grupos de jóvenes estudiantes de los HHMM sostiene que tras estas peticiones lo que realmente se pretende es presionar para crear una constitución antes de las elecciones.

Pero los Hermanos no están solos en sus condenas, sino que están respaldados por los grupos salafíes que también han llamado a no participar en la concentración del viernes 27 de mayo a través de internet en la página de Facebook yo no participo o a través del canal de televisión Al Nas, donde el jeque Muhammad Abdel Maqsud acusó a los participantes que calificó de comunistas y gente de izquierdas de pretender atentar contra la democracia.

Las primeras fricciones quedaron ya patentes con la Conferencia para el Acuerdo Nacional (convocada por el viceprimer minsitro Yehia Yamal), cuya primera sesión se celebró el sábado 21, y en la que la cofradía se negó a participar por que en ella se querían discutir posibles recomendaciones para el comité constitucional, lo que los Hermanos consideran un atentado contra la voluntad del pueblo y, cómo no, contra una eventual capacidad de influencia.

Asimismo, también se airearon durante el Diálogo Nacional (22, 23 y 24 de mayo) convocado por el exprimer ministro egipcio Abdelaziz Higazi ante el que han mostrado sus reservas, aunque finalmente participaron una vez que dejaron claro que no aceptarían retrasar las elecciones ni adelantar las reformas constitucionales.

Sobre la celebración de estos diálogos en su carta semanal a los medios de información difundida hoy (25/5/2010) dejan claro que “los numerosos diálogos de los que es testigo Egipto conducen a la confusión del movimiento popular de la revolución. El foro de debate efectivo y productivo son la Asamblea Legislativa y el Consejo Consultivo y las Asambleas elegidas que fueron autorizadas por el referéndum popular sobre las reformas constitucionales para la formación y la elección del órgano para la constitución de la carta magna. Todo lo que no sea esto se considera un atentado contra el anuncio constitucional”.

Parece claro que las diferencias han quedado claras, ahora habrá que ver si estas se intensifican con la cercanía de la cita electoral o si avanzan hacia una reconciliación que no parece estar cerca.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Egipto, Partido político, Salafíes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s