Los Hermanos Musulmanes egipcios critican, sin autocrítica, a “ultra-laicos”, salafíes y periodistas

Los Hermanos Musulmanes egipcios han criticado a las fuerzas liberales laicas, a los grupos salafíes y a los medios egipcios por su actuación el viernes pasado y los ha acusado de no respetar los acuerdos alcanzados y de no plegarse a la voluntad de la mayoría. Una voluntad que, por las continuas críticas, parece estar representada casi exclusivamente por la congregación islámica, que entre tanta acusación no deja espacio a la autocrítica, como suele ser habitual en este grupo acostumbrado a resolver los asuntos internos a puerta cerrada.

En un comunicado difundido ayer (30/7/2011) “con motivo de lo sucedido el viernes 29/7/2011” “recuerdan a todos los egipcios las causas del éxito de la sagrada revolución de enero”, sobre todo la unión de todo el pueblo egipcio, por lo que llaman a que las concentraciones se hagan con ese espíritu y que se sirva a los elevados intereses del pueblo y no a los particulares o grupales y que se respete al otro. Asimismo, en la nota instan a plegarse a los principios y normas democráticas en caso de diferencias políticas e ideológicas, es decir a acatar la decisión de la mayoría.

Dirigiéndose claramente a los rigoristas salafíes dicen que la nueva libertad “ha permitido a aquellos que estaban prohibidos a que se manifiesten en la plaza política”  y atribuye el uso de lemas religiosos por estos grupos a que durante treinta años o más estuvieron prohibidos. Esta falta de práctica política les llevó,s e´gun los HHMM, a que durante la manifestación del viernes cometieran algunas transgresiones en debido a que era su “primera participación multitudinaria en una congregación política”. A esta inexperiencia política de los salafíes, hay que añadirle, tal y como explica la congregación, “la provocación de algunos ultra-laicos” con lemas, burlas e insultos relacionados con algunas exteriorizaciones islámicas.    

En la nota lanzan pues cuatro mensajes:

Uno dirigido al pueblo egipcio, al que le recuerdan que si la revolución se impuso por la unidad, el amor y la renuncia a las individualidades, ahora la nación necesita esta unidad para continuar la depuración y lograr la estabilidad para allanar el camino hacia la construcción y el renacimiento.

Otro “a nuestros hermanos islámicos” a quienes pide que recuerden que todos son grupos de un mismo país, que son hermanos de todos los que viven en Egipto con una igualdad total y que tienen que reconocer todos sus derechos materiales y morales y deben cooperar con ellos en todo lo que sirva al país. 

Uno tercero a “nuestros hermanos no islámicos”, a quienes aconseja que respeten la voluntad popular, que se plieguen a las normas democráticas y que recuerden que son parte de este pueblo. Llama la atención que cuando se dirige a los hermanos islámicos utiliza el nosotros, pero recurre al vosotros cuando se dirige a los hermanos no islámicos. Es decir, parece que los Hermanos establecen una  diferencia entre “musulmanes islámicos”, aquellos que abogan por la aplicación de la sharia y el resto de musulmanes, en concreto los laicos.

Es importante remarcar en este punto la diferencia de uso de los conceptos civil “madani” y laico “ulmani”. El término laico se identifica en Egipto normalmente con los términos “infiel” o “apostata”, por lo que los laicos han buscado refugio en otras palabras para defender la separación entre estado y religión, y, precisamente, lo han hecho en la palabra “civil”, que indistintamente usan tanto laicos como religiosos. A los salafíes no les tiembla el pulso al asegurar que lo quieren es un estado islámico. Los laicos dicen que lo quieren civil y los HHMM, en medio, apuestan por un estado civil con referencias islámicas.

Volviendo al comunicado, por último, la congregación se dirige a “nuestros hermanos periodistas”, con los que ya han tenido alguna polémica, especialmente con el diario Al-Masri al-yom, al que han boicoteado por lo que consideran una campaña de acoso sistemática contra ellos. A los medios les piden que se comprometan con la honestidad, la confianza, la transparencia, la imparcialidad y la precisión, que son las principales normas de la profesión y que defiendan la unidad de la umma y los intereses superiores.

Galería | Esta entrada fue publicada en Egipto, Partido político, Salafíes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s