Grupos políticos encabezados por los Hermanos Musulmanes dan ultimátum al Ejército para que retire la iniciativa constitucional

La alianza política encabezada por los Hermanos Musulmanes y formada por otra decena de grupos políticos, junto a varios candidatos a las elecciones presidenciales, personalidades egipcias y grupos civiles exigieron hoy (13/1/2011) al Ejército y al Gobierno que retiren la iniciativa constitucional anunciada el pasado día 3 y que intenta imponer la voluntad de las Fuerzas Armadas en la redacción de la Carta Magna.

Según la página web de los Hermanos Musulmanes, los distintos grupos y personalidades han dado al Ejército hasta el próximo miércoles para que tome una decisión, y según un comunicado, si no es retirada la iniciativa participarán el próximo viernes 18 en la manifestación convocada en la plaza de Tahrir de El Cairo.

El proyecto anunciado a principios de mes por el Ejecutivo egipcio, reserva al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas la exclusiva competencia de supervisar cualquier legislación relacionada con el Ejército, así como la potestad de pedir la revisión de cualquier artículo que contravenga los “principios básicos” del Estado.

Por otra parte, incluye los criterios para la elección de los 100 miembros que deberán constituir el órgano encargado de la elaboración de la Carta Magna.

En el comunicado firmado tras una reunión celebrada en la sede del partido de los Hermanos Musulmanes, el Al-Hurriya wa al-Adala, los firmantes subrayan que “el pueblo es la fuente del poder y el dueño de la soberanía e insisten en ese derecho, en su protección y en la resistencia ante cualquier intento de limitarlo o imponerle una tutela”.

Asimismo, “consideran que otorgar al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y al Tribunal Constitucional el poder de oponerse al trabajo del Comité Constituyente que expresa el consenso nacional se contradice con el objetivo del consenso, además de que confisca la voluntad del pueblo“.

En el documento, firmado por 18 grupos políticos, entre ellos el Gad, el Karama y el Wasat; siete candidatos presidenciales, como Aiman Nur, Abdel Monem Abul Futuh o Amru Musa y otras siete personalidades, entre ellas Mahmud al Hudairi y Wahid Abdel Mayid, así como diez movimientos civiles, entre ellos 6 de Abril y Jóvenes de la Revolución del 25 de enero, también se insiste en la función que deben  desempeñar las Fuerzas Armadas.

“Los presentes insisten en que el lugar de las Fuerzas Armadas y su ocupación es la seguridad nacional, lo cual debe ser tenido en cuenta para redactar la constitución”, asegura el documento,  que recuerda, no obstante, que “las Fuerzas Armadas al igual que el resto de organismos del poder ejecutivo están comprometidas con las normas constitucionales y legales“.

Los participantes van más allá y “consideran que otorgar al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas y al Tribunal Constitucional el poder de oponerse al trabajo del comité constituyente que expresa el consenso nacional se contradice con el objetivo de dicho consenso, además de que confisca la voluntad del pueblo”.

Por otra parte, comentan que la elección del consejo constituyente salido de las dos cámaras  será una “comisión de consenso cuyos componentes no se limitarán a los de la mayoría parlamentaria y representará a todos los grupos, clases, componentes, fuerzas y corrientes del pueblo, de manera que refleje realmente la sociedad egipcia, y de manera que pueda elaborar una constitución que exprese el acuerdo nacional”.

La inclusión de este punto va dirigida, claramente, a intentar tranquilizar a quienes consideran que el más que posible éxito electoral de los Hermanos Musulmanes se pueda traducir en el monopolio de la redacción de la nueva Constitución por parte del grupo islámico y conservador.

Pero además, antes de concluir, los participantes en la reunión exigen a las Fuerzas Armadas que anuncien “una agenda para entregar el poder al gobierno civil elegido que se termine con las elecciones presidenciales del mes de abril”.

En caso de que sus exigencias no sean escuchadas han asegurado que se reunirán para aumentar sus actividades y estudiar la convocatoria de manifestaciones y protestas la primera de ellas el próximo día 18.

Este documento muestra la cada vez mayor tensión entre los distintos grupos políticos, entre ellos los HHMM, y las Fuerzas Armadas, que tienen miedo a perder sus prerrogativas logradas durante el antiguo régimen y que desde la caída de Mubarak el pasado día 11 de enero han mantenido intactas.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Egipto, Partido político y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s