Faruq Tayfur: “Ha de producirse una intervención internacional”

El periódico libanés Al-Hayat (18/01/2012) publicaba una entrevista con Faruq Tayfur, delegado del líder de los Hermanos Musulmanes sirios, al que el periódico incluía en una especie de triunvirato formado por la tríada hamawí, es decir, de los miembros originarios de Hama, de tendencia más radical y militante en las décadas de los setenta y los ochenta. Dicho triunvirato lo forman Muhammad Riyad Shaqfa (líder de la organización), el propio Tayfur (que además es miembro del Consejo Nacional Sirio) y Muhammad Hatim al-Tabshi (presidente del Consejo Consultivo, órgano legislativo de la hermandad).

Considerando a Tayfur la figura más prominente políticamente hablando de los Hermanos, tal vez incluso por encima del propio líder, le hicieron una serie de preguntas acerca de la evolución de la revolución, como si consideraba que esta estaba tomando una deriva armada. A ello, el entrevistado respondió que: “Las armas y el sectarismo siguen siendo limitados sobre el terreno. Ahora bien, si tengo que responder a hacia dónde va Siria, creo que tras el discurso de Bashar al-Asad, sus amenazas y acusaciones, todo el mundo se ha convencido de que sigue decidido a aplicar los mismos métodos, por lo que el pueblo solo puede hacer dos cosas: seguir manifestándose a pesar de la fuerte represión y, después, trabajar en el nivel regional e internacional para lograr una intervención que proteja a los civiles de un modo u otro”.

Tayfur abogó por el traslado del expediente sirio al Consejo de Seguridad de la ONU siguiendo la propuesta lanzada por el ministro de Exteriores francés Alain Juppé de enviar el informe de los observadores árabes a dicho organismo y de crear zonas de seguridad para proteger a los civiles. “El expediente sirio ha de introducirse en un nuevo marco para salir del catastrófico dúo del régimen y los manifestantes”.  Y añadió: “Ha de producirse una intervención internacional”. Ante la posibilidad de que se les reproche que buscan arrastrar al país hacia una intervención militar, Tayfur quiso quitar hierro al asunto asegurando que: “Es el régimen el que debe ser condenado por ello […] El principal responsable de la intervención militar es el régimen”.

Como se ha señalado en la introducción, la dirección actual de la hermandad está dominada por el grupo de Hama, mientras que la anterior, liderada por Al-Bayanouni estaba constituida por miembros originarios de Alepo. A día de hoy, no solo en el ámbito interno de la organización, sino también en el marco del CNS, se observan algunos destellos de dicha división al incluir este útlimo, por un lado, miembros del liderazgo de los Hermanos (Hama), por otro, del  llamado “Bloque Nacional” o “grupo de Alepo”. Preguntado por esto, Tayfur evadió la respuesta hablando de que el Consejo nació como una idea de tecnócratas en el exterior del país que poco a poco fue ampliando su capacidad para incluir a otros miembros.

Cuando a Tayfur se le recordó que los Hermanos habían tomado armas en su momento, no acusó a la Vanguardia Combatiente de ser la única en hacerlo (aunque insistió en que era la única responsable de los sucesos de Hama de 1982 por los que muchas voces han pedido a los Hermanos una disculpa), sino que claramente dijo que: “La decisión de tomas las armas la tomaron los Hermanos una vez decretada la ley nº49 en 1980 […], una decisión que daba a elegir entre salir del país o tomar las armas para defenderse”.

No obstante, el periodista de Al-Hayat siguió buscando que Tayfur reconociera la parte de responsabilidad de los Hermanos aludiendo a un acuerdo entre los Hermanos de las ciudades de Alepo y Damasco, y la Vanguardia Combatiente, lo que implicaría que, cuando se produjo la masacre de Hama, estaban armados. Faruq Tayfur insistió en que:  “Lo que sucedió fue que había una decisión de escapar o tomar las armas. En ese momento la Vanguardia se estaba preparando, pero nosotros considerábamos que no había lugar a ello, Fue Adnan Uqla (líder de la Vanguardia) quien indujo a la ciudad al enfrentamiento en respuesta al salvajismo del régimen. Insisto en que la decisión de los Hermanos era evitar la masacre”. “Según el Ministro de Exteriores en aquel momento, en Hama había 300 miembros de los Hermanos armados.  Suponiendo que fuera cierto, ¿ha de destruirse una ciudad y matar a 30.000 personas por culpa de 300 hombre armados?”

También se le preguntó por la posibilidad de que Hamás (cuyo liderazgo exterior tiene su sede en Damasco, aunque los rumores sobre su traslado crecen) estuviera haciendo de mediador entre el régimen y los Hermanos, a lo que respondió que “Nuestra relación con Hamás está prácticamente en  un punto muerto […] Nunca hemos considerado a Hamás un mediador, puesto que es débil ante el régimen, y sus posturas son, unas veces, tristes, y otras comprensibles. Yo mismo reprendí a Khaled Mishal (líder del buró político de Hamás en Siria) por unas declaraciones en las que habló de la “Siria de al-Asad” diciéndole que se trata de la “Siria de Khaled ibn al-Walid” y no de la Siria de Al-Asad”. Con esto, Tayfur reincidía en la insistencia de los Hermanos de que Siria es un país árabe e islámico (Khaled ibn al-Walid fue un líder militar compañero de Mahoma que dirigió la conquista de Siria), obviando la presencia kurda anterior y el hecho de que hay otras etnias y otras confesiones en su complejo entramado social. No puede negarse que Siria se enmarca en el legado árabe e islámico, pero los Hermanos ya han provocado la polémica en otras ocasiones por la tendencia nacionalista exacerbada de algunas de sus declaraciones y el hecho de que en su proyecto político no reconocen la posibilidad de, por ejemplo, una cooficialidad de lenguas. Con esta declaración, Tayfur parece olvidar que la región tenía una histora antes de la llegada de los árabes y el islam.

Volviendo a Hamás, se le pidió a Tayfur que explicara por qué la postura de Hamás podía ser comprensible mientras que la de Hezbollah no. “No son posturas equiparables porque Hezbollah ha calificado a la revolución de conspiración y ha pedido a la gente que se ponga de parte del régimen […].  Hamás no se ha implicado (en la represión) y su postura es cuasi-neutral”.

En relación con esto, se le sugirió al entrevistado que hiciera una especie de examen de conciencia ya que, si ahora formaban parte de la oposición al Baaz por su maltrato a la sociedad siria, años atrás se habían aliado con el Baaz iraquí que seguía una política similar hacia sus ciudadanos. En su respuesta volvió a insinuar que una reacción armada contra el régimen se había valorado en aquel entonces: “Iraq en ese momento era enemigo del régimen sirio y nos abrió las puertas de los cuarteles de entrenamiento, al contrario que otros regímenes […]. Éramos huéspedes en Iraq y el huésped no debe opinar sobre el anfitrión”. Es decir, justifican su postura con el mismo argumento con el que justifican la de Hamás en Siria.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Siria y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s