La omnipresencia de los Hermanos Musulmanes sirios

En una entrevista para el periódico Ruz Yusuf (14/05/2012) Muhammad Riyad Shaqfa, líder de los Hermanos Musulmanes sirios, ha sentenciado que “no sé dónde se esconden esas bandas (de las que habla Bashar al-Asad) cuando hace salir manifestaciones de apoyo al régimen”. Con esto, niega por enésima vez las pretensiones del régimen de que los revolucionarios sirios no son más que bandas extremistas armadas.

En esta misma línea, en una entrevista con Al-Ra’i al-Kuwaiti (14/05/2012), Ali Sadr al-Din al-Bayanouni, ex líder de la organización, aseguró que “el régimen quiere hacer creer a la comunidad internacional que la organización Al-Qaeda está en Siria para que parezca que solo él puede proteger al país contra las bandas terroristas armadas […]. Fue el régimen quien dejó entrar Al-Qaeda en Iraq y quien creó al movimiento Fath al-Islam, para enviarlo después a Líbano”.

Estas declaraciones de cómo el régimen es quien dirige estos grupos llegan en un momento en que diversos medios se hacen eco de cómo los Hermanos Musulmanes están saliendo muy beneficiados de la revolución en Siria. Así, por ejemplo, el periódico Al-Sharq al-Awsat (14/05/2012) afirmaba lo siguiente sin tapujos: “Los miembros de la organización de los Hermanos Musulmanes en el exilio y sus partidario ocupan la mayoría de asientos en el Consejo Nacional Sirio […] e imponen su dominio sobre el Comité de Ayuda Humanitaria […], además de desempeñar la función de enviar dinero y armas a los revolucionarios”. En ese mismo artículo, Molhem al-Drubi negaba que los Hermanos tengan un parecido siquiera lejano con los grupos extremistas, y aseguraba que “al haber comenzado la organización a repartir armas dentro de Siria (algo que previamente negaba Al-Bayanouni en la entrevista arriba señalada), por medio de donaciones a título individual y a nivel estatal en algunos casos, harán todo lo posible para garantizar que los extremistas no les pongan las manos encima”. Pero precisamente lo que más miedo da a los laicos sirios, es que, debido a su apoyo logístico, los Hermanos dominen el devenir de la revolución o el futuro del país tras la marcha de Al-Asad. No obstante, según un activista sirio de Damasco: “No dejaremos que los que residen fuera del país lleguen y nos dicten sus órdenes a nosotros, los que hemos construido la revolución”. Si bien, un activista laico de Hama, reconocía que el hecho de que la población siria sea bastante conservadora en el ámbito religioso puede dar ventaja a los Hermanos hasta convertirse en la fuerza política hegemónica y “yo seré el gran perdedor”.

Si a esto unimos, por un lado las divisiones dentro del Consejo Nacional Sirio y, por otro, el hecho de que la reelección de Ghalioun (que ha anunciado estar dispuesto a dimitir) ha conllevado acusaciones de su connivencia con los Hermanos, que se habrían opuesto a la elección del candidato cristiano George Sabra (según la entrevista de Al-Bayanouni antes señalada y previa a la votación, no se opondrían a su elección si el resultado le diera la victoria), se deduce que las posturas de los Hermanos tienden a dificultar el consenso.

Por ejemplo, en relación con Egipto, Muhammad Riyad Shaqfa, en la entrevista antes citada, decía lo siguiente sobre la forma de redacción de la Constitución: “la competencia en la elecciones es un medio democrático y el ganar por mayoría no significa ser amante de la hegemonía. Considero que el consenso sobre la Constitución es mejor para el país, pero si no es posible, la mayoría tiene derecho a decidir lo que vea que es mejor para la nación”. Así pues, “demos una oportunidad a la mayoría”. Si bien, el miedo al sectarismo no deja de estar presente en Siria, más aún si se examinan los apoyos al régimen, entre los que destaca el iraní, que según Shaqfa “creo que es resultado de objetivos sectarios que quieren disfrazar de objetivos políticos para engañar a los pueblos, ya que ellos dicen ser un eje de resistencia y anti-imperialismo e insultan a EEUU e Israel día y noche”, cuando la realidad es muy distinta. “Desgraciadamente, Rusia se ha mostrado complaciente con esta postura sectaria”.

De todos modos, a los temores que apuntan a una libanización de Siria y los planes de repartir el poder en coutas, Al-Bayanouni responde con la siguiente idea: “La situación en Líbano es diferente a la situación en Siria, y no puede aplicarse en la segunda por varias razones, especialmente la armonía entre los componentes del pueblo sirio”.

Volviendo al tema de las armas, Shaqfa fue claro en el periódico Ukad: no hay otra solución que las armas, que se van a distribuir con ayuda de hombres de negocios sirios en el exilio (15/05/2012).

Esta entrada fue publicada en Siria y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s