Tensión in crescendo…

Zuhair Salim, portavoz de los Hermanos Musulmanes y director del Centro Oriental Árabe de Estudios Estratégicos y Civilizacionales en Londres, ha publicado hoy (23/05/2012) en el que comenta la noticia del secuestro de trece libaneses de confesión chií por parte del Ejército Sirio Libre.

Si Nasrallah, el Secretario General de Hezbollah, ha llamado a la calma asegurando que todo está bajo control – más inestabilidad en el “ambiente congestionado” que vive Líbano no le interesa en absoluto-, el discurso de Zuhair Salim lleva un fuerte tono de queja como se verá a continuación.

El artículo, titulado Discriminación racial con traje nuevo, comienza insistiendo en que “consideramos que el secuestro de los que están de paso, los visitantes o los civiles sea cual sea la causa es un paso que va en la dirección contraria a la revolución que quiere que Siria pase del caos al orden y del gobierno de los cambios de humor (de una persona) a la soberanía de la Ley. Partiendo de esto, aprovechamos el error que se cometió ayer para anunciar nuestro rechazo tanto al hecho en sí como a los que de él se deriven”.

Habiendo sido secuestrados los civiles libaneses a su paso por Siria de regreso a Líbano tras su peregrinación por Irán y habiendo provocado esto fuertes reacciones sociales en Líbano, los Hermanos reprueban dicha acción “venga de quien venga y por las razones étnicas, religiosas o sectarias que fuera”. No obstante, también recuerdan que cada asesinato, secuestro y violación que las “bandas de Al-Asad” perpetran a diario contra el pueblo sirio no han recibido una sola “reprobación como las que ha recibido el suceso de ayer”, ni ha acaparado tanta atención ni ha dado lugar a tantos comentarios. Para Salim, el hecho de que la opinión pública pueda vivir con las noticias constantes del asesinato de sirios solo puede significar que se “otorga al asesino el derecho de matar y se decide para el asesinado que Dios ha escrito que ha de morir y que ha de aceptarlo y rendirse”.  No obstante, agradecen “las iniciativas que buscan apagar el fuego y corregir los errores”, tal vez en referencia al propio Hasan Nasrallah (que decía hablar en nombre del gobierno de Mikati, del partido Amal, de Hezbollah y en su propio nombre) y el resto de partidos políticos libaneses.

“El suceso de ayer podría haberse incluido tranquilamente entre las decenas de sucesos (que tienen lugar en Siria) […], pero el trasfondo de las víctimas (entendemos que se refiere a su adscripción chií) sobre quienes recayó el error es lo que ha provocado la polémica […] que no consiguió provocar el asesinato del Sheij Ahmad Abdel Wahed (clérigo suní libanés asesinado en Trípoli, cuya muerte aumentó los enfrentamientos entre alauíes y suníes en dicha ciudad la pasada semana), que Dios lo tenga en su gloria, en su propia tierra, en el propio Líbano”.

Así, esto no es más que una “nueva forma de discriminación racial que se impone a los pueblos sirio y libanés”. Es decir, una forma de discriminación, si examinamos bien el texto, de carácter marcadamente sectario, dentro de la lógica de las guerra fría sunní-chií que marca la política de la región.

Cierto es que los Hermanos insisten repetidamente en que su discurso no es sectario y que el problema es Irán en sí y su política, pero lo cierto es que su último comunicado (21/05/2012) prácticamente hace elegir entre el Bien y el Mal, como a continuación presentamos: “Se ha convertido en un deber que la comunidad islámica adopte un proyecto de llamada al bien para enfrentarse al proyecto de injusticia y agresión que dirigen los nuevos shu’ubíes desde Qom y Damasco y sus ayudantes contra la comunidad y la estabilidad de sus sociedades y la unidad de sus pueblos”. “Día tras día se hace más evidente y peligroso el proyecto de difundir el odio entre los hijos de la comunidad […] Desde Qom, Teherán y los que les siguen”. Ellos representan el proyecto “del mal”. Los shu’ubíes en la historia del Imperio Islámico son aquellos pueblos conquistados, como los persas, que solían tener una versión más ‘heterodoxa’ del islam, que se negaban a someterse al control árabe y en más de una ocasión lideraron revueltas y levantamientos contra el Estado.

Esos shu’ubíes son hoy los que pretenden acabar con la unidad árabe e islámica: “Ya no hay necesidad de probar la reprobable injerencia iraní en los asuntos bahreiníes, y la dudosa postura de los que predican la teoría de Velayat-e faqih (“la custodia del jurisconsulto”, teoría- no aceptada por todos los chiíes, pero sí por Hezbollah, por ejemplo-  desarrollada por el Imam Khomeini y que considera que los expertos en la jurisprudencia islámica son los que han de velar por el Estado y la aplicación de las leyes porque son los más preparados para eso, otorgándoles de facto el poder absoluto) acerca de la unión del Golfo”.

Considerando que los proyectos solo pueden ser enfrentados con otros proyectos, “llamamos a las fuerzas del Bien de la comunidad islámica a enfrentarse al proyecto del Mal, la división, la vuelta al período preislámico, el odio y el rencor, con el proyecto del Bien, la unión, la cordialidad y el encuentro en lo que nos une para evitar la división”.

Visto así, es difícil no caer en la acusación de que este discurso cae en el sectarismo más absoluto. Por ello, los Hermanos Musulmanes insisten en hacer un llamamiento a la comunidad musulmana y sus líderes en todo el mundo a “ocuparse de los oprimidos (término usado por Khomeini durante la revolución y actualmente siempre recurrente en el dicurso del gobierno iraní y el líder de Hezbollah en Líbano) musulmanes de la sociedad iraní (no dice si suníes o chiíes o ambos), que aún sufren lo que ha sufrido nuestro pueblo sirio de marginación, injusticia y agresiones”.  Para concluir y evitar acusaciones de sectrismo, “insistimos en este llamamiento, que queremos que sea al Bien, que no nos arrastren los que tienen un proyecto sectario confesional odioso a su terreno”. Aun así, es complicado no entenderlo precisamente de ese modo.

Esta entrada fue publicada en Siria y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s