“La Siria que queremos”

Hoy, 27 de septiembre de 2012, los Hermanos Musulmanes sirios han emitido un comunicado disponible en su página oficial titulado “La Siria que queremos”. A continuación presentamos una traducción con algunos comentarios y reflexiones de TODOS sus puntos, que los Hermanos consideran necesarios para que la Siria del futuro se adapte a las aspiraciones actuales y para lo que se proponen comenzar con la ejecución de los puntos referidos abajo, exigiendo a los demás que hagan también lo propio colaborando unos con otros “en una competición noble democrática”.

-“Queremos una Siria en la que gobierne la palabra verdadera y la justicia, en la que el ciudadano, sintiéndose seguro, se base en sí mismo por medio de su papel activo en la construcción de su nación y la protección de sus creencias, recogiendo los frutos de su progreso y florecimiento”.

-“Queremos que sea un país con una identidad árabe islámica, pues el islam es religión y civilización para el ciudadano musulmán y una identidad civilizacional para el ciudadano no musulmán”. Es llamativo que no se tiene en cuenta a los ciudadanos no árabes en siria que constituyen alrededor del 15% de la población y que exigen que sus derechos culturales sean reconocidos.

-“Queremos que sea un país donde todos disfruten bajo la ley de Dios el Altísimo por medio de las satisfacción de las personas y su capacidad de elección”. Lo que se traduce en una mezcla entre política y religión que parece alejarse del principio de Estado civil, como contrario al Estado militar o Estado teocrático que propugnan en otros discursos y que curiosamente en todo el texto no se menciona.

-“Queremos que sea un país en el que se haga realidad la unidad nacional y se repela el extremismo sectario, donde convivan las distintas religiones, sectas y etnias en el marco del más alto interés nacional”.

-“Queremos un país que crea en el derecho a la participación política y la creación de partidos en el marco de la Constitución, donde la elección libre y transparente sea la base para la alternancia en el poder, sin despotismo ni derramamiento de sangre”.

-“Queremos que sea un país donde se prohíba el absolutismo en el poder y el despotismo, que se base en las instituciones de control y judiciales y en los mecanismos encargados de ello, y un país en el que se establezcan las bases del gobierno por medio de la elección del pueblo y no por medio de la coacción”. Muchos dirán que, al igual que Hasan Nasrallah (líder de Hezbollah) propugna el establecimiento de una democracia sin cuotas religiosas en Líbano, los Hermanos lo defienden por la mayoría suní en el país, pero hasta qué punto tienen peso en el interior es también debatible.

-“Queremos que sea un país en el que se acaben las luchas entre las corrientes islámicas y nacionales, y donde todos compitan por lo que va en el interés de la nación y de la afirmación de su identidad árabe e islámica”. Esto cae por su propio peso si se insiste en una identidad concreta y se quieren evitar luchas entre nacionalismos y tendencias islamistas que propugnan dicha identidad.

-“Queremos que sea un país donde la corriente islámica y todas las corrientes nacionalistas fieles adopten su papel activo en la construcción de la comunidad (la umma) y la nación sin marginaciones ni anulaciones”.

-“Queremos que sea un país que disfrute del florecimiento económico y en el que la repartición de riquezas sea justa. Un país donde el ciudadano tenga derecho a la educación, la vivienda, la atención médica, el trabajo y la seguridad social en caso de incapacidad o vejez”.

-“Queremos que sea un país donde todos sean iguales ante la ley, sin que nadie goce de inmunidad ante la ella, sea presidente o presidido”.

-“Queremos que sea un país donde gobierne la ley y donde la seguridad de la sociedad esté por encima de la seguridad de la autoridad, un país donde las leyes de emergencia no ocupen el lugar de las leyes ordinarias”.

-“Queremos que sea un país donde las mujeres sean hermanas de los hombres, iguales en su dignidad humana y se complementen en sus funciones y obligaciones”. “Complementarse en las funciones” abre la puerta al debate, pues tradicionalmente el complemento ha supuesto que el hombre trabajase de puertas para fuera y la mujer de puertas para dentro. Sin duda, se trata de un punto que los Hermanos deberían aclarar sin ambages.

-“Queremos que sea un país dotado de un ejército nacional en el que todo ciudadano tenga derecho al honor de pertenecer a él según sus capacidades y cualificaciones, y que no se restrinja a una única clase”.

-“Queremos que sea un país que salvaguarde las capacidades nacionales de sus hijos y sea un factor de atracción para las capacidades nacionales y árabes emigradas”.

-“Queremos que sea un país donde dominen los métodos administrativos modernos y donde los medios de la revolución tecnológica e informática se utilicen en las escuelas, universidades, instituciones de investigación científica y las instituciones públicas y privadas”.

-“Queremos que sea un país con métodos educativos que cimenten la pertenencia árabe e islámica como condición para el renacimiento y que eduquen a las próximas generaciones en el enaltecimiento y fortalecimiento del valor de la libertad, unida a la responsabilidad. También debe educarlos en el apoyo a los oprimidos, la defensa de los derechos humanos y las bases del diálogo. Ha de ser una educación que garantice los medios para la convivencia en la diferencia y la protección contra el recurso a la violencia y la eliminación de los contrarios”. Nuevamente, se insiste en una identidad concreta para el Estado que se pretende inculcar desde la niñez en teoría para promover la convivencia, pero que en realidad supone una cierta anulación del otro. Es este uno de los puntos de conflicto que los Hermanos tienen con la población kurda.

-“Queremos que sea un país con medios libres, que trabaje para apoyar y cimentar la libertad de expresión, pensamiento, creación y desarrollo y esté en armonía con la identidad cultural y civilizacional de la comunidad”.

-“Queremos que sea un país que se comprometa de verdad con las cuestiones de la comunidad islámica y la nación y con el enfrentamiento al proyecto sionista en la Palestina ocupada”.

-“Queremos que sea un país con un proyecto árabe e islámico exitoso, que nace de los horizontes de la unidad nacional hacia la complementariedad regional, árabe e islámica”.

-“Queremos que sea un país que trabaje por el fortalecimiento de la cooperación internacional sobre la base del intercambio de intereses entre los pueblos y el apoyo a la paz mundial basada en la justicia”.

-“Queremos que sea un Estado que busca en el camino de la solidaridad árabe, ser uno de los Estados de los Estados Árabes Unidos, para lograr la complementariedad, la fortaleza para nuestra comunidad en todos los ámbitos y el aumento de nuestra energía de construcción y liberación”.

-“Queremos que sea un Estado que, en el camino de la unidad islámica, busca la coordinación, el acercamiento, la creación de bloques y la integración y que busca con sus hermanos de los países islámicos ser uno de los Estados de los Estados Islámicos Unidos, para lograr con ello el equilibrio, la estabilidad y la paz mundial, garantizando a nuestra comunidad islámica sus intereses, reforzando sus capacidades y su posición y haciendo de ella un socio principal en las decisiones internacionales”. Estas ansias unitarias, que ya fracasaron parecen más ilusiones que realidades potenciales, pues si algo ha demostrado la “primavera” es que cada país tiene muchos asuntos propios que resolver y que el panarabismo no tiene ya cabida, menos aún en panislamismo con la diversidad de tendencias, los enfrentamientos regionales y las disputas sobre la relación entre Estado y religión.

Sin duda, el documento presentado en marzo de 2012 era mucho más avanzado en cuanto a sus postulados, pues estaba basado en la constitución de un estado civil, mientras que este último dice claramente ser el reflejo de un proyecto árabe e islámico a nuestro juicio desfasado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Siria y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s