El CNS, ¿a quién representa?

Ayer (07/11/2012) se anunciaron los resultados de las votaciones para la Secretaría General del Consejo Nacional Sirio, el hasta no hace mucho considerado representante principal de la oposición siria e interlocutor legítimo para diversos gobiernos hasta que Hillary Clinton les exigió reestructurarse y dejar de considerarse líderes de la oposición, mientras apoyaba una iniciativa liderada por Riad Seif para dar mayor peso a la revolución en el interior del país y que, entre sus 50 miembros finales, solo contaría con 15 pertenecientes al CNS. Lo cierto es que las palabras de Clinton no difieren de lo que llevan diciendo los revolucionarios del interior meses: la diferencia radica en que lo que ella dice suele tener trascendencia y lo que dicen los sirios de la revolución suele pasar desapercibido.

Hasta ese momento se había hablado mucho de la posibilidad de que los Hermanos Musulmanes no quisieran presentar candidatos para evitar ser tachados de dominar la oposición exterior, algo que de todos modos no ha dejado de achacárseles, pues ya en verano de 2011, Burhan Ghlioun dijo en Le Monde (30/08/2011) que la oposición exterior la dominaban los islamistas. La elección de Abdel Basit Sida tras la renuncia de Ghalioun parecía ir en esta línea de mantenerse en segundo plano sin presentar candidatos y dar además una imagen de deseo de conciliación con los kurdos.

Ahora bien, esta vez la votación ha sido sin candidaturas: todos votaban a todos, tras las reuniones de ampliación de la Asamblea General hasta 420 miembros al incluir a organizaciones juveniles que demandaban una presencia en temas políticos. Con esto, el CNS (en el que según declaraba hace un rato uno de sus miembros, “solo quedán los nobles, y los que tienen agendas destructivas se han deligado del mismo”) pretende evitar ser sustituido o dejado de lado por iniciativas como la de Riad Seif.

Realizadas las votaciones, dos cosas resaltan: la primera es la total y absoluta ausencia de mujeres en el cuerpo de la Secretaría General, que considero personalmente una vergüenza teniendo en cuenta el papel de la mujer codo con codo con el hombre en esta revolución, habiendo sufrido torturas, violaciones y humillaciones al igual que los hombres y habiendo visto cómo sus seres queridos desaparecían, y no por ello han dejado de salir a las calles ni de escribir sus pensamientos , análisis y críticas sobre la revolución que están construyendo.

La segunda es que finalmente el candidato del que se hablaba ayer es islamista y perteneciente a los Hermanos Musulmanes. Sí, técnicamente Ahmad Ramadán es miembro del Grupo de Trabajo Nacional, creado por Haytham al-Maleh en febrero de 2012 cuando se desligó del CNS, su adscripción a los Hermanos no le impide estar en un grupo opositor u otro. En la misma línea, por ejemplo, tenemos el caso de Obeida Nahas (reelegido miembro de la Secretaría General), integrante de los Hermanos, pero que también se identifica por su adscripción política.

Entre los 41 miembros además los Hermanos cuentan con representación por medio de: Ahmad Said Yusuf (de Idleb), Muhammad Bassam Yusuf (de Homs), Muhammad Faruq Tayfur (que ha aparecido en entradas anteriores, de Hama), Muhammad Walid (de Latakia), Molhem Ratib al-Droubi (de Hama también) y los dos arriba señalados. Es decir 7 de 41 miembros de la Secretaría pertenecen a la Hermandad de un modo u otro, siendo el grupo que más miembros tiene.

Por otra parte, la figura de Ahmad Ramadán tiene bastante que comentar. En primer lugar, cabe responder a la pregunta de quién es. Para ello me valgo del informe preparado por la cadena de televisión Orient sobre esta figura opositora a finales de septiembre de 2012.

La frase inicial es cuanto menos reveladora: “No se conoce actividad opositora previa de Ahmad Ramadán ni contra Bashar ni contra su padre, ni había escrito ni declarado nada en contra del régimen”, y aunque ello tampoco es nada que lo distinga de muchos otros miembros de la oposición siria, lo curioso en él es que siempre se le consideró un palestino venido del Kurdistán iraquí hace unos 25 años. Fuentes de dentro de la oposición aseguran que lo único que se sabía de él era que tenía varias empresas registradas a su nombre en Londres cuyas ganancias permanecen ocultas.

Sin duda, un dato interesante es que mantenía buenas relaciones con Irán y Hebollah, por su residencia en Líbano durante un tiempo, protegido incluso por el responsable de seguridad de Hezbollah en Beirut. La pregunta es si esto tiene que ver con la propuesta que Irán hizo ya hace muchos meses a los Hermanos a través de un mediador turco. Lo cierto es que el propio Ramadán propuso dialogar con Irán, pero se encontró con el rechazo en pleno del CNS.

Entre otras de las “cualidades” de Ramadán están sus repetidas visitas a Damasco para entrevistarse con los responsables de Hamás con conocimiento del régimen sirio el cual, en teoría, no permitía ni permite la entrada de miembros de los Hermanos Musulmanes, ya que estos deben someterse a la ley 49 de 1980 según la cual están condenados a muerte (la realidad es que esta pena se ha permutado habitualmente por unos doce años de cárcel, pero no se ha derogado).

A lo largo de la revolución, dos hechos con él relacionados, como explica el documental, son cuanto menos extraños. El primero es la creación en nombre del CNS (que negó saber nada) del Frente de los Revolucionarios de Siria, un grupo armado que “se compromete con la ley islámica” y que “pretende aunar a la oposición armada”, olvidando el hecho de que existía ya un Ejército Sirio Libre. Al no haberse oído nada más de este grupo, el locutor sugiere que el objetivo se ha cumplido: o bien se trataba de lanzar un mensaje a una parte financiadora o bien se trataba de justificar un dinero perdido de donaciones por medio de sus empresas.

Por otro lado, su comunicado, nuevamente en nombre del CNS, a cuyo margen queda claro que ha trabajado desde el inicio, en el que calificaba a su hermano Muhammad de mártir vícitma del régimen, cuando dos brigadas de la oposición armada se erigieron como responsables del asesinato del “shabbih Muhammad Ramadán por financiar a los shabbiha, resulta cuanto menos dudoso de su persona.

El CNS se condenó hace mucho tiempo, su capacidad de representación está ostensiblemente mermada, la cosmética no ha funcionado en ningún momento entre las filas de la oposición, pero la elección de un miembro tan dudoso a su frente sería sin duda motivo de precaución para el pueblo sirio, pues sea cual sea la trascendencia real de la elección, no cabe duda de que ello va a ir en su detrimento.

Iros a la mierda vosotros y este Consejo

Esta entrada fue publicada en Siria y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s