Siria

Aproximación histórica a los Hermanos Musulmanes en Siria

La fundación de los HHMM sirios tuvo lugar en 1945, y dos años más tarde, cuatro de sus más importantes representantes visitaron Egipto para reconocer como su Guía Supremo a Hassan al-Banna, convirtiéndose Mustafa al-Siba’i en el dirigente de la que acababa de constituirse formalmente como la rama siria de los HHMM. Sin embargo, sus raíces se hunden más en la historia del país, pues ya antes de la independencia, había una amplia gama de cofradías y asociaciones religiosas extendidas por varias zonas del territorio sirio, entre las que destaca Shabab Muhammad (Los jóvenes de Mahoma), que acabarían uniéndose en una única cofradía bajo el liderazgo de al-Siba’i, que, en muchos aspectos era equiparable a al-Banna (al que había conocido años atrás) en su carisma y espiritualidad.

En 1949 (cuatro años después de la independencia de Siria), los HHMM accederían al Parlamento con diez escaños, tras un debate sobre la conveniencia de participar en un gobierno no islámico. No obstante, la suerte de la cofradía (y, en cierto modo, la del país, que vivió múltiples convulsiones políticas hasta 1963) cambiaría radicalmente en 1952, tras el golpe de Shishakli, que instauró un gobierno militar de puño de hierro y ordenó el cierre de las sedes de los Hermanos y el encarcelamiento de sus líderes, además de ordenar la disolución de todos los partidos políticos durante los casi dos años que duró su gobierno, tras los que se retornó a la vida parlamentaria. Sin embargo, convocadas nuevas elecciones, los Hermanos, seriamente debilitados por diversos motivos, como el exilio de al-Siba’i en Líbano debido a la represión, prefirieron no presentarse y dedicarse a la reorganización interna. Retomada la normalidad parlamentaria, Al-Siba’i no tardaría en volver de Líbano para inaugurar la Facultad de “Sharía”. Uno de los motivos de dicha fundación fue intentar atraer a sus filas a aquellos que podían ser embaucados por las ideas izquierdistas que comenzaban a florecer en el ámbito político, fundamentalmente en los proyectos de los partidos de Akram al-Hurani (Partido Socialista) y Michel Aflaq y Salah al-Bitar (Baaz). Sin embargo, al no presentarse los HHMM a las elecciones de 1954, el socialismo de Al-Hurani acabó imponiéndose en las urnas teniendo como fin erradicar a los HHMM.

En 1958, tras un tiempo de negociación, Siria y Egipto se unirían en la República Árabe Unida, que apenas duraría tres años, y cuya disolución vino de la mano de un nuevo golpe de Estado. De este breve período en que los partidos fueron disueltos, destaca el hecho de que, a pesar de la política naserista (y lo que ello conllevaba en relación con los HHMM), los Hermanos pudieron continuar su labor proselitista clandestina con relativa facilidad. Asegura uno de sus miembros (Adnán Sa’ad al-Din), que ellos nunca estuvieron de acuerdo con su disolución, pues, ¿si se busca la unidad islámica, cómo se puede querer la separación entre dos países árabes?

En 1962, el poder de los HHMM aumentó en sobremanera, ya que, buscando los apoyos necesarios para consolidar un poder poco estable, Abd al-Karim Zahr al-Din no dudó en aliarse con ellos y ofrecerles la posibilidad de participar en el gobierno, obteniendo varios ministerios: Salud, Justicia, Agricultura, Abastecimiento y Awqaf  (Asuntos Religiosos).

El 8 de marzo de 1963 (Al-Siba’i moriría un año después), el Baaz llegó al poder por medio de un golpe de Estado militar y tras una serie de disputas internas en el seno del partido, Hafez al-Asad se haría con la total supremacía situándose en la cúspide del poder en 1970. La época entre 1963 y el estallido de la insurrección armada (1979-1982) contra el Régimen calificado por los HHMM de “sectarista” –dada la preponderancia alawí, no considerada como ortodoxa e incluso anatemizada a lo largo de la historia-, pero ante todo, laicista (que tomó medidas como la abolición de la casilla de religión en los documentos de identidad), se caracterizó por una actividad clandestina. Esto era consecuencia directa de la represión por parte del régimen, un obstáculo al que se añade la división interna en el seno de la cofradía, que ya venía desde el nombramiento de Issam al-Attar como líder tras la muerte de Al-Siba’i, que se vio obligado a dirigir el grupo desde Alemania tras serle vetada la entrada a Siria a la vuelta de un viaje. Su desconexión con la realidad siria, su toma de decisiones no consensuada y otros muchos aspectos llevaron a más de uno a cuestionar su liderazgo y, finalmente, Adnán Sa’ad al-Din sería nombrado su sucesor, reconocido desde Egipto (1975).

La elección de esta figura tiene implicaciones relacionadas con uno de los temas más espinosos y que representa, aún actualmente, una mancha en el expediente de la cofradía difícil de borrar y que los diferencia de otras ramas: el recurso a la violencia. Cabe destacar la inconveniencia de la generalización, pues quienes lo defendían no lo hacían de forma homogénea ni consensuada. Entre ellos estaban el nuevo líder y otros como Abd al-Fatah Abu GudahSa’id Hawa (trayectoria vital y de pensamiento paralela a la de Sayyid Qutb, fue dirigente desde 1979 hasta 1982) y Abu Nasr al-Bayanouni. En este punto, cabe destacar la figura controvertida de Marwan Hadid, que creó Tali’at Shabab Allah, que después se llamaría al-Tali’a al-Muqatila li-l Ijwan al-Muslimin (La vanguardia combatiente de los Hermanos Musulmanes), y que perpetró más de un atentado contra el régimen y contra quienes consideraba sus colaboradores con acusado carácter sectario. Esto ha llevado a muchos de los Hermanos actualmente a negar su calidad de miembro de la cofradía, aunque lo fuera hasta su ruptura definitiva con ella  como resultado de la discrepancia entre él y Sa’id Hawa sobre los medios de actuación contra el régimen.

La división sobre el uso de la violencia o, al menos, el seguimiento de una política más dura, tenía una dimensión geográfica, siendo los alepinos (Sa’ad al-Din y los demás) partidarios y, por tanto, estuvieron a favor de la elección de Sa’ad al-Din como líder en todo momento, mientras que los damascenos mantenían su fidelidad hacia Al-Attar. El recurso a la violencia venía fomentado por la situación de división en el país entre partidarios y detractores del régimen, en muchas ocasiones, motivado por sus políticas laicistas. Cuando en 1975 Marwan Hadid murió en prisión, sus seguidores, decidieron vengarle y acabaron perpetrando un asesinato colectivo de los cadetes alawíes de la Escuela de Artillería de Alepo en 1979, recibiendo los HHMM la acusación, dada la relación de Hadid con ellos y la obsesión del régimen por reducir su influencia (a día de hoy se les sigue preguntando por su relación con dicho suceso).  En este momento, el régimen comenzó una conciezuda campaña para, literalmente, erradicarlos. Menos de un año después, el carácter represivo del régimen daría lugar a levantamientos en varias zonas del país en el que participaron varias corrientes, aunque bajo un claro liderazgo islamista a los que, incluso los laicos, veían como la única fuerza bien organizada para derrocar el sistema. De hecho, lograrían sacudir los cimientos del régimen, convirtiéndose en la mayor amenaza a la que se ha visto obligado a enfrentarse hasta hoy. Esta situación provocó que el 7 de julio de 1980 se decretara la ley nº49 que condena a la pena capital a todo perteneciente a los Hermanos Musulmanes, dando lugar a una masiva desafiliación de la cofradía por parte de la población. Ese sería el inicio del descenso en picado de los HHMM, obligados a exiliarse y a desconectarse de la realidad Siria, a pesar de haber querido lograr en ella una revolución al estilo de la iraní.

Sería en 1982 cuando el régimen daría su golpe definitivo en la Masacre de Hama perpetrada por las Brigadas de Defensa de Rifaat al-Asad (hermano de Hafez) contra los HHMM, pero también contra la población de la ciudad. El ingente derramamiento de sangre llevó a imponer la moderación como consigna y ese mismo año, los HHMM firmaron el “Pacto de la Alianza Nacional para la Liberación de Siria”. Apenas dos años más tarde, intentaron tomar contacto con el régimen para lograr una reconciliación. Abu Gudah se hizo cargo de la dirección (1986-1991) en un clima de disensión interna entre los que abogaban por esos contactos y los que, como Sa’ad al-Din y Ali Sadr al-Bayanouni, lo rechazaban. Se sabe que hubo varios intentos durante su liderazgo y posteriormente.

En 1996, al-Bayanouni fue elegido nuevo líder y tras la muerte de Hafez al-Asad (junio 2000) y su sucesión por parte de su hijo Bashar hubo grandes expectativas, poco o nada fundamentadas, entre la sociedad y también en las filas de los HHMM que se sumaron de forma más clara y rotunda a los que apoyaban las reformas democráticas. En esta misma línea va su “Proyecto Político para la Siria del Futuro” (2004), con un discurso muy en la línea de cualquier movimiento democrático. En 2005, el Foro para la Restauración de la Sociedad Civil (una de las primeras asociaciones civiles creadas en la Primavera de Damasco, tras la leve apertura permitida por Bashar al-Asad a su llegada al poder), quiso abrir diálogos con todas las fuerzas, incluidos los HHMM. No obstante, la verdadera sorpresa y el cambio más inesperado llegaron en 2006, cuando se unieron al ex vicepresidente Abd al-Halim Khaddam en el Frente de Salvación Nacional, hasta 2009, cuando las insalvables divergencias de base dieron al traste con el proyecto.

En mayo de 2010Muhammad Riyad Shafqa fue elegido nuevo líder, con una línea menos dura que la de Al-Bayanouni, a pesar de su pasado como miembro del brazo armado de los HHMM, y recientemente, aseguró qué los Hermanos renunciarían a su nombre con tal de volver a Siria como individuos (algo criticado por Al-Bayanouni), su principal objetivo en el presente. Estos días, con los sucesos que está viviendo Siria, los Hermanos están apoyando las demandas, pero se están manteniendo en un plano bastante cauteloso. Es cierto que carecen de una base popular sólida, pero tampoco llaman a la movilización. Suelen limitarse a publicar comunicados sobre su disgusto ante el uso de la violencia o alabar la labor juvenil cuyas peticiones defienden ardientemente, sin olvidar la abolición de la insidiosa ley nº49.


Anuncios

6 respuestas a Siria

  1. Ustedes los musulmanes con un pensamiento totalitario que desprecian la libertad y el plurarismo son una de las lacras más terribles en la humanidad. Espero que el resto del mundo se dé cuenta a tiempo que su islam es perverso desde sus bases . Sus sicarios son los terroristas , pero son ramas del mismo arbol . Si en Egipto muere el intento de democracia mis temores justificados se cumpliran , islam y democracia no son compatibles.

    • Bueno, lo primero lo de “ustedes los musulmanes” no sé a quién se dirige, pero bueno.

      En segundo lugar, llamo su atención sobre el hecho de que la religión islámica como todas tiene sus pros y sus contras, el problema suele radicar en determinadas interpretaciones que la desvirtúan y en el uso político de la misma.

      Sobre si el islam y la dmocracia son compatibles, mucho se ha escrito. Nuevamente le digo que el problema en sí no radica en la fe, que es un ente abstracto, sino en su uso político

    • Jorge Garcia dijo:

      Mira Eduardo soy católico y quiero hacer unas aclaraciones con toda la bondad que nos merecemos los seres humanos:
      Muy a menudo los medios de comunicación muestran de modo muy injusto, de manera selectiva y exagerada, los desaciertos de algunas personas que se llaman a sí mismas musulmanas.
      Algunos grupos y personas, que se dicen ser practicantes del Islam, malinterpretando los mensajes del Islam, por una parte, y siendo influenciados por las mismas sociedades materialistas occidentales, de otro lado, llegaron al ejercicio de prácticas violentas y terroristas.
      El significado real del término jihad es el de una «lucha espiritual» que ocurre en el interior de cada seguidor del Islam, es el esfuerzo en el camino de Dios, como aparece en el Corán. Algunos medios de comunicación (CNN, BBC, ABC) utilizan el término con connotaciones de lucha física, política o militar. Así pues, los verdaderos “infieles” del Islam están en nuestro interior. Esos mismos odios, esos mismos recelos y envidias, todos esos maleantes que llevamos dentros y nos convierten en personas que sufrimos son los mismos contra los que Jesús nos enseñó que debiamos luchar. Y lo hizo a través de su propio ejemplo.
      Por lo demás te digo, la cultura árabe es una de las más ricas y abundantes que hay en el mundo. La arquitectura y la caligrafía son las artes sacras por excelencia de la civilización islámica; la caligrafía es universal en el mundo islámico; es usada para decorar, con partes del Corán, las paredes o cúpulas de las mezquitas. El arabesco es una forma artística muy característica del Islam. Por otra parte, la pintura de miniaturas, la poesía, la música y la danza están íntimamente relacionadas con la doctrina sufista de los árabes; la música y la danza obran en medio de simbolismos.
      El pueblo árabe se ha caracterizado por el cultivo de la poesía, las novelas, los cuentos y las fábulas casi más que cualquier otro pueblo de la Tierra; pues todo su arte se caracteriza por la armonía y el equilibrio y es el medio difusor de sus conocimientos.
      Precisamente esa riqueza cultural hace que unos grupos, con el cuento de la globalización, quieran destruirla. La misma cultura cristiana fue infiltrada y ha sido socavada hasta la coronilla por esta gente, lamentablemente. Por eso debemos intentar indagar las verdaderas raices de todas las culturas del mundo.

      Un cordial saludo y muchos éxitos

  2. Tania Tamayo dijo:

    “Espero que el resto del mundo se dé cuenta a tiempo que su islam (catolisismo, cristianismo, judaismo, etc) es perverso desde sus bases. Sus sicarios son los terroristas (redundantemente estúpido) pero son ramas del mismo árbol”…

    • Jesus Alejandro Garza dijo:

      Es completamente erróneo lo que Dices Tania Tamayo deverias empezarte a quiere un poco y a tener confianza en ti misma el Dios del Islam es el mismo de todas las religiones te lo digo yo yo soy del Islam y en esto me he encontrado a mi mismo es la Religión mas pura y casta , es verdadera mente la religión sagrada y no te lo digo para que cambies tu forma de pensar , lo digo por que lo he descubierto , cada quien es digno de creer en quien quiera pero deverias de trabajar mas en tu amor hacia lo demás y respetar lo demás ( quien no esta en paz consigo mismo , siempre estará en guerra con el mundo ) saludos .La Illah Illa Allah.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s